Importancia del autoconocimiento para la búsqueda de empleo

Seguramente te habrás dado cuenta de que la búsqueda de empleo es una tarea ardua que supone dedicación, esfuerzo y tiempo. Por esta razón es primordial que segregues, separes y reflexiones sobre la información y que no realices una búsqueda indiscriminada, pues tus probabilidades de éxito podrían verse disminuidas.

Por ello es recomendable que realices un balance personal, profesional y económico que te permita definir el objetivo profesional hacia el que deseas dirigir tus esfuerzos.

Para planificar una estrategia de búsqueda de empleo efectiva debes conocerte a ti mismo a fondo y, para ello, has de recapacitar sobre los siguientes aspectos:

  • Las características de tu personalidad y tus valores.
  • Cuáles son las competencias y aptitudes que te definen.
  • El valor que aportas al trabajo.
  • Tus preferencias profesionales, intereses y metas. 
  • Tu situación formativa y experiencia laboral.
  • La coyuntura económica actual.

Estas deliberaciones te ayudarán a ser consciente de los aspectos en los que debes mejorar y aquéllos en los que eres fuerte, para lograr un equilibrio entre lo que se deseas y lo que ofreces, conocer qué puedes ofrecer a la empresa y cuáles son tus límites. 

El autoconocimiento es la percepción clara y precisa de quién eres, incluidos tus puntos fuertes, capacidades, carácter, sentimientos y motivaciones. Es la base sobre la que tiene lugar el desarrollo, tanto personal como profesionalmente.

Es cierto que quien se conoce tiene más posibilidades de obtener un puesto de trabajo. Además, los seleccionadores lo valoran positivamente, ya que saben a quién tiene delante.

Si te conoces puedes adecuar mejor tu discurso a la candidatura y ser más claro y creíble. Puedes elaborar un discurso profesional propio y diferenciarte de los demás candidatos.

Por lo tanto es imprescindible para empezar a organizar la búsqueda de empleo que te conozcas a ti mismo en cuanto a aptitudes y habilidades sociales, ya que son aspectos que difícilmente podrás plasmar en tu CV, pero pueden dejarse entrever en una futura entrevista.

Si eres consciente de tus fortalezas y del valor que determinadas habilidades adquieren en el mercado de trabajo, puedes potenciarlas.

En cuanto a tus debilidades, aunque difícilmente cambiarás tus características de personalidad, el hecho de tomar conciencia de ellas desde el primer momento es imprescindible para tratar de minimizarlas al máximo.