Caminos para mejorar tus Habilidades de Comunicación

Contenidos

La comunicación es una herramienta poderosa en todas las situaciones en las que las  personas actuamos y en las que, de manera consciente o inconsciente, al comunicarnos perseguimos un objetivo concreto. Existe comunicación cuando compramos el pan, cuando hablamos con nuestros amigos, cuando estamos en una reunión con un cliente o cuando realizamos una entrevista de trabajo. En cada una de esas acciones encontramos un objetivo claro, pero para alcanzar ese objetivo debemos hacer que la comunicación sea efectiva,  pero ¿cómo hacer para que tú comunicación tenga el impacto deseado?

Enfócate en lo que quieres decir.

Para que tu interlocutor pueda comprender lo que dices o expresas es prioritario que no pierdas el foco de aquello que quieres contar. Muchas veces quieres expresar más cosas de las que puedes poner con palabras y acabas haciendo un madeja embrollada de palabras, ¿quién no ha divagado alguna vez?. Para que eso no te pase, has de centrar tu comunicación, sea verbal o escrita, en un único camino; en qué quieres decir y para qué. Un signo de que lo estás haciendo bien es cuando tu interlocutor te muestra que está entendiendo tu mensaje a través de asentimientos u otro tipo de expresiones verbales. 

Respira y Relájate.

Si mañana tienes que presentar un trabajo, hacer una reunión o te han convocado a una entrevista de trabajo, te recomendamos que respires profundamente (4 o 5 respiraciones) antes de iniciar cualquiera de estas actividades. 

Para la mayoría de las personas que tienen que afrontar estas situaciones supone un incremento de la activación fisiológica – tensión muscular- que nos llega incluso a bloquear y minimiza nuestra capacidad de comunicarnos como quisiéramos, lo que al final puede resultar en una situación pobremente resuelta. Si eres capaz de ser consciente y controlar tu respiración estarás favoreciendo un estado de relajación que te llevará a estar más confiado en tu comunicación. La relajación y la respiración proporcionan un estado de bienestar en poco tiempo que te permiten afrontar con mayor seguridad aquellas situaciones en las que tengas que comunicarte.  

Chequea tus habilidades sociales.

Las habilidades sociales son un conjunto de capacidades y conductas que nos permiten interactuar con otras personas y establecer relaciones positivas con ellas, conseguir un objetivo concreto, expresar emociones, negociar o mantener nuestra autoestima protegida. Dentro de las conductas y estrategias sociales que se ponen en marcha en la comunicación, verbal y no verbal, tenemos; la empatía, la asertividad, las habilidades conversacionales, o la escucha activa, aspectos que nos permiten comunicarnos correctamente con nuestros interlocutores y con las que elevamos la eficacia de nuestro discurso.

Del 1 al 10, ¿cómo crees que  están tus habilidades sociales? Trata de responder a las siguientes preguntas y reflexiona sobre ellas, quizá tienes que pensar en entrenar tus habilidades sociales, o no.

¿Eres capaz de expresar una opinión contraria en tu grupo de trabajo? (Asertividad) ¿Desconectas en las conversaciones? (Escucha Activa) ¿Sueles iniciar una conversación con tus compañeros de trabajo o de clase? o ¿Puedes iniciar una conversación con personas desconocidas? (Habilidad conversaciones).

Aprende a hablar en público.

Una entrevista de trabajo, presentar un proyecto de emprendimiento o presentar un trabajo de fin de master son situaciones en las que seguramente se darán una vez en tu vida. Hablar en público no es fácil. Hablar en público no es una cuestión de personalidad, no necesariamente los más extrovertidos realizarán una mejor comunicación. Hablar en público requiere que determines un objetivo de la comunicación – informar, persuadir o convencer-,  que planifiques el contenido  y el tiempo de la comunicación – estructura y timing del discurso- y que entrenes  la comunicación -verbal y no verbal-, todo con el fin de conseguir que tu comunicación sea lo más impactante posible. 

La habilidad de hablar en público se presenta como una de las competencias más solicitadas por las empresas. Si esta habilidad entra a formar parte de tus áreas de mejora, no dudes en ponerle remedio cuanto antes. 

Otros Artículos de Objetivos y Autoconocimiento