La importancia creciente del salario emocional

Tradicionalmente asociamos el concepto de salario con un significado puramente económico, una cantidad de dinero que el empleado recibe a cambio de su trabajo en una empresa. Sin embargo cada vez más el salario emocional va adquiriendo un papel fundamental, en un contexto en que las empresas necesitan captar un talento difícil de encontrar y retener. El talento de hoy en día busca empleos donde puedan desarrollar sus capacidades, aportar valor y sobre todo estar feliz en su día a día.

¿Qué es el salario emocional?

Podríamos decir que es aquella retribución no monetaria, la parte de incentivo no económico. Esta retribución está relacionada con la calidad de vida del trabajador, con la conciliación familiar, con el desarrollo profesional y personal, con el entorno laboral y con las tareas que desarrolla el empleado y cómo se le tiene en cuenta en la compañía.

No es difícil constatar que el salario emocional es una constante en las empresas que se convierten en “best places to work”. Sin tener en cuenta esta retribución no económica, no se consigue convertir a la empresa en un sitio atractivo para atraer el talento.

Ejemplos de salario emocional

  • La posibilidad de teletrabajar.

Es cada vez más demandada por las nuevas generaciones, que suelen aprovechar esta opción para conciliar su vida laboral con su vida familiar.

  • Horario flexible. 

Porque el horario estricto dificulta la conciliación. El horario flexible no impide que los trabajadores compartan muchas horas de trabajo en su día de trabajo para poder resolver en conjunto los retos pendientes. Sin embargo una hora de entrada y salida en una horquilla abierta favorecerá la satisfacción del empleado a la hora de acudir a su puesto laboral.

  • Formación.

Porque los trabajadores de hoy en día saben que necesitan estar al día de los avances en su campo, saber que pueden hacerlo en sus horas laborales les motivará a la hora de afrontar su jornada, convirtiendo a la empresa en un lugar adecuado para trabajar y avanzar en su carrera profesional. La formación puede ser entre los propios empleados pero es aconsejable que se reciba formación de agentes externos, que tengan otra visión que permita abrir las fuentes de conocimiento. También la formación en otros campos es muy positiva, como la formación en idiomas o incluso en campos que en principio no parezcan relacionados con la actividad profesional. El fomento de la creatividad será fundamental en los trabajo del futuro por la necesidad de innovación constante.

  • Espacios de distracción.

Porque estar 8 horas pegado a una pantalla es complicado, y sobre todo mantenerlo durante toda la semana. Los espacios de ocio favorecen distraernos, relajarnos, y esto a su vez favorece la creatividad y la resolución de problemas. Porque los trabajos actuales y del futuro no consisten en resistir pegados a una silla 8 horas.

Beneficios para la empresa que lo incentiva

  • Retención del talento.

Que se traduce en baja rotación de empleados en los puestos clave de la empresa.

  • Disminución del nivel de absentismo laboral.

Las personas motivadas van más felices a trabajar.

  • Mayores índices de productividad.

Un empleado satisfecho con sus condiciones estará más motivado, será más innovador y en definitiva, más productivo.

Es importante que los departamentos de recursos humanos, en acuerdo con la dirección de la empresa, trate de promover el salario emocional para los empleados. Uno de los problemas que surgen a la hora de abordar esto es que los recursos humanos de la empresa siguen más vinculados a la administración de empleados, nóminas y selección de personal que a otros aspectos como la satisfacción del trabajador (Informe “El trabajador del futuro”, de Cornerstore).