¿Cómo redactar un email de autocandidatura?

En la actualidad las tradicionales cartas de autocandidatura han sido sustituidas prácticamente en su totalidad por las emails de autocandidatura, a través de los cuales presentamos nuestro interés en trabajar a los reclutadores y departamentos de Recursos Humanos de nuestra empresa diana.

Para redactar adecuadamente una carta o email de este tipo debes seguir unas pautas para lograr maximizar tus oportunidades de éxito:

Asegúrate de que te diriges a la persona apropiada y haz mención a la oferta.

  • Para que tu candidatura sea tenida en cuenta es importante que envíes el CV y la carta de presentación directamente a la persona o departamento que se encargue de la selección de personal, para lo que puedes valerte de LinkedIn, de la web de la empresa o llamar por teléfono para solicitarlo. Explica que tu intención es enviar tu CV para una vacante, y te lo facilitarán sin problema.

¡No olvides personalizar el mensaje en función del tipo de empresa!

  • Muchas organizaciones ponen simultáneamente en marcha diversos procesos de reclutamiento, por lo que es recomendable que indiques el puesto al que te presentas o hagas referencia a la oferta. Si ofreces tu candidatura para una futura vacante has de indicar una breve descripción de lo que puedes aportar a la empresa.

No redactes un texto demasiado extenso.

  • No olvides que la mayoría de responsables de RRHH y reclutadores no disponen de tiempo para leer correos largos. Por lo tanto, procura ser directo y conciso. Puedes estructurar tu correo de la siguiente forma:
    • Saludo inicial: utiliza una fórmula cordial pero profesional, como “Estimado” o “Estimados señores”, si no conoces el nombre.
    • Una línea para presentarte: cómo te llamas y a qué te dedicas.
    • Una línea para señalar que adjuntas tu CV y carta de presentación.
    • Una o 2 líneas para destacar tus fortalezas y habilidades para el puesto en concreto. Aprovecha para incluir tu puesto actual o más reciente, los años de experiencia relevante, tu titulación, cursos, certificaciones, etc. Aclara cuestiones como tu disponibilidad geográfica y el tipo de puesto que buscas. Es tu Elevator Pitch laboral.
    • Haz una llamada a la acción y muestra tu disposición para mantener una entrevista. El objetivo es que el reclutador valore la posibilidad de saber más acerca de tu perfil y que te invite a realizar una entrevista para ampliar información.
    • Despedida y firma. Da las gracias por el tiempo que te han dedicado hasta el momento, por el que dedicarán a estudiar tu candidatura y despídete. Deja visibles tu nombre y datos de contacto para que el reclutador pueda contactar contigo.

Emplea un asunto atractivo. Con el asunto tienes que dar en la clave para captar la atención del reclutador. Si tienes un número de referencia de la vacante o del proceso de selección, ponlo en el asunto: así quedará claro el motivo del mensaje y tu intención de participar en el proceso. Por el contrario, si no tienes un número de referencia pero conoces el nombre de la persona que gestiona el proceso de selección, lo recomendable es que pongas el email a su atención e indiques el puesto para el que quieres enviar tu CV.

Sé educado y redacta en positivo. Puedes comentar que estás muy ilusionado por formar parte de esa compañía, sin parecer desesperado por trabajar.

Presta atención a tu ortografía. Los mails de autocandidatura son nuestra carta de presentación, por lo que una falta de ortografía o error tipográfico puede dañar tu imagen profesional.

Escoge las empresas a las que vas a enviar tu autocandidatura en función del sector, actividad o presencia de tu profesión en ellas. Busca información detallada sobre las mismas y adapta la carta a lo que creas que les puede interesar.