Técnicas para mejorar la Resolución de Problemas (Soft Skill)

Actualmente, la ciencia avala que el desarrollo del bienestar laboral y personal tiene gran influencia en el ámbito profesional.

Una de las mejores formas de acelerar este proceso es entrenar las llamadas soft skills, aquellas habilidades que tienen que ver con las personas y que se aprenden en la vida diaria.

En este post vamos a enseñarte algunas de las prácticas que pueden ser útiles para mejorar una de las soft skills más demandadas por las empresas, la solución de problemas.

Por solución de problemas se entiende como aquel proceso mental que las personas ponemos en marcha para descubrir, analizar, y resolver un problema. En este sentido, hay que tener en cuenta el papel de las emociones, ya que éstas pueden facilitar o inhibir la respuesta que demos ante un determinado problema. Por tanto, el conocimiento y control de nuestras emociones es primordial para abordar las soluciones de forma eficaz. Debemos mirar de frente a las emociones y sobre todo determinar el prisma con el que las enfocamos.

 

La técnica de D´Zurilla y Goldfried puede resultarnos útil para la resolución del problema y la identificación de las emociones, consta de 5 etapas:

1. Orientación general hacia el problema

El primer paso es definir el problema, no hay ninguna situación problemática por sí misma, sin embargo es el conjunto de respuestas ineficaces que damos a las soluciones lo que desemboca en una situación problemática. Las preguntas más importantes que tenemos que plantearnos para orientarnos hacia la solución son: cómo percibo el problema, cómo lo valoro, qué poder tengo sobre él y qué parte de mi tiempo ocupa. Como ejemplo, podemos hacer una lista con diferentes problemas  y valorar en una escala de 0 a 3 como nos afecta cada uno (0= No me molesta nada, 1= Me molesta un poco, 2= Me molesta bastante, 3= Me molesta mucho). Cualquier problema que valoremos con más de un 2 requiere que hagamos una búsqueda de soluciones eficaz para tratar de abordarlo.


2. Concretar la respuesta que damos al problema

El siguiente paso requiere describir detalladamente el problema, la  situación en el que tiene lugar y la respuesta emocional que le damos habitualmente. Para ello podemos diseñar un breve autorregistro  con diferentes columnas para que podamos anotar en cada una de ellas una pequeña descripción y así tratar de averiguar cómo afrontamos el problema normalmente.

SITUACIÓN

PENSAMIENTOS

AUTOMÁTICOS

ESTADO EMOCIONAL CONDUCTA Y RESULTADO
Cómo ocurrió…”

Dónde sucedió…”

Pensamientos que nos genera esa situación Cómo nos sentimos  y reaccionamos ante esa situación Forma habitual de responder ante esa situación

 
 
 


3. Hacer una lista con soluciones alternativas

Lo siguiente que tenemos que hacer es una lista con soluciones alternativas de las que hayamos puesto en la última columna, para ello podemos seguir la técnica “Tormenta de Ideas”que consiste en pensar y escribir todas las soluciones posibles que se nos ocurran sin pararnos a hacer ningún juicio de valor sobre ellas. En este momento entra en juego nuestra creatividad y cuantas más alternativas apuntemos, más posibilidades tendremos de encontrar una solución.


4. Toma de decisiones

En este paso, nos centraremos en valorar las consecuencias de cada alternativa escrita en el punto anterior. Para ello, pensaremos en sus ventajas e inconvenientes y les asignaremos un valor en función de su importancia en una escala del 0 al 10.

La idea es obtener para cada opción un resultado cuantitativo que resuma la información y facilite la comparación de las opciones. Una vez realizado este proceso, podemos tomar la decisión, la solución que puntúe más alto en ventajas, será la que tendremos que poner en marcha.

 

ALTERNATIVAS VENTAJAS INCONVENIENTES
Alternativa nº1
Alternativa nº2
Alternativa nº3
Etc…

 
 


5. Valorar los resultados

Una vez tomada la decisión, llegó la hora de poner en práctica la solución elegida. Podemos hacer una pequeña planificación de los pasos a seguir para ir comprobando sobre la marcha cuáles funcionan y cuáles hay que mejorar, obteniendo así un feedback que nos permita ir implementando el plan de la forma más óptima posible.

Para minimizar los posibles obstáculos que puedan ocurrir durante la técnica, es importante estimular nuestro pensamiento creativo para no obstaculizar el proceso y a la vez tener en cuenta que anticipar las consecuencias negativas solo nos generará pensamientos negativos y nos alejará de nuestras metas. En el plano profesional se demandan profesionales resolutivos, creativos e innovadores, flexibles y con capacidad para aportar soluciones. Pon en práctica técnicas como la que aquí te presentamos y las empresas y reclutadores podrán percibir el alto nivel de tu competencia en solución de problemas.