Oportunidades Laborales Digitales: ¿sólo en las grandes ciudades?

Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla… además de ser algunas de las ciudades más pobladas, son también las que concentran el mayor número de ofertas laborales en los sectores que se encuentran en periodos de auge y crecimiento dentro del mercado español, como son el Digital o el Tecnológico.

Pero, ¿qué tienen de especial estas ciudades para generar el grueso de la oferta laboral de todo el país?, ¿son las únicas localizaciones dónde se puede encontrar trabajo en entornos digitales y dónde se puede innovar?, ¿qué consecuencias trae consigo esta situación?

Según un informe publicado en Julio de 2017 por la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), “el 71% de los empleos relacionados con las TIC e innovación se concentra en nueve provincias españolas (Álava, Barcelona, Cádiz, Madrid, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vizcaya y Zaragoza)”, coincidiendo, en su  mayoría, con los núcleos con mayor densidad de población del país.

Este informe afirma que las grandes ciudades “son capaces de facilitar la división del trabajo, aprovechar las grandes infraestructuras y los servicios comunes”, consiguiendo de este modo atraer a proveedores especializados y trabajadores altamente cualificados. Además, son capaces de impulsar la cultura de la innovación, lo que favorece al desarrollo del talento de sus trabajadores y retroalimenta la incorporación de nuevas empresas.

La consecuencia más directa de este fenómeno la encontramos en el éxodo de los jóvenes (y no tan jóvenes) procedentes de pequeñas o medianas localidades, hacia los núcleos donde se localiza el mayor número de oportunidades laborales. A pesar de contar con una oferta formativa de nivel medio y superior equiparable a la de cualquier gran ciudad, no son pocos los profesionales que deciden trasladarse a una capital más grande, buscando adquirir la experiencia necesaria o la oportunidad laboral adecuada que pueden ofrecer empresas instaladas en los grandes núcleos urbanos.

En el punto contrario a la decisión de trasladarse a otra ciudad, se encuentran las opiniones que defienden la idea de que la alta competitividad, sumada al elevado número de demandantes de empleo, dificulta el acceso a nuevas oportunidades laborales en las grandes ciudades. Bajo esta perspectiva, la opción de “no traslado” parece ser la más acertada.

Si nos centramos en el ámbito Digital, la realidad actual es que las compañías, poco a poco, van respondiendo a las demandas de los profesionales en este sector, y comienzan a ofrecer la posibilidad de teletrabajo o work in house; fundamentalmente aquellas empresas digitales deslocalizadas en cualquier lugar, y cuyos procesos se basan en trabajar en la red, facilitando de este modo el acceso al empleo para trabajadores ubicados en diferentes localidades, sean provincias o capitales, sin necesidad de traslado.

A pesar de todo esto, y con los mecanismos de búsqueda de empleo que predominan actualmente basados en Internet, no resulta difícil comprobar que la mayoría de las oportunidades siguen presentándose en ciudades como Madrid o Barcelona. Probablemente debido a que las empresas ubicadas en poblaciones más pequeñas, localicen a sus candidatos a través de otros mecanismos diferentes, por lo que no necesitan llegar a publicar sus puestos vacantes en los portales de empleo, redes sociales o profesionales, utilizados por las grandes compañías para el recruitment y atracción de candidatos.

 

Fuente:

http://www.expansion.com/economia-digital/innovacion/2017/05/19/591ecb5422601d074e8b4662.html