Cómo Gestionar la Incertidumbre a la Hora de Buscar Empleo

Lidiar con la incertidumbre durante la búsqueda de trabajo es una sensación que seguramente has vivido. Esperar la llamada de los reclutadores o la publicación de una oferta que encaje con tu perfil son elementos comunes en este proceso. Es normal que te muestres aprensivo cuando se trata de encontrar un trabajo, y que la incertidumbre te lleve al desaliento, a la ansiedad y a una pérdida de la confianza en ti mismo.

Es lógico que te sientas estresado cuando esperas correos electrónicos o llamadas de los reclutadores, pero no puedes dejar que esta presión te afecte desmesuradamente.

La parte más compleja de la incertidumbre es la impotencia de no poder planificar y sentir que no tienes el control. En este caso, en lugar de esperar a que el futuro te dé algo definitivo, debes concentrarte en cómo puedes construir lo que deseas experimentar.

Para gestionar la incertidumbre puedes valerte de las siguientes recomendaciones:

Encuentra oportunidades ocultas

  • Hay momentos en los que el mercado laboral está en recesión y las ofertas de trabajo parece que desaparecen, pero siempre hay oportunidades que puedes encontrar: ¡sé persistente!.
  • Es muy importante que aproveches al máximo tu red de contactos y que dediques tiempo a cada postulación: debes adaptar tu CV y carta de presentación dependiendo del puesto al que aspires y redefinir tus Soft Skills en función de las que más se ajusten a la posición.

Define tus preferencias laborales

  • La búsqueda de empleo te permite afinar sobre la clase de trabajo que deseas. ¡No pienses que solamente los entrevistadores o empleadores pueden controlar las decisiones de tu carrera!. Esto te ayudará a encontrar tu camino profesional y tomar mejores decisiones.
  • Ser paciente durante la búsqueda puede ser desconcertante, pero tienes que estar preparado para enfrentar la ambigüedad y tener una convicción inquebrantable de alcanzar tus metas con éxito.

Organízate

  • Establecer un horario y límites en la búsqueda te puede ayudar a retomar el control de tu vida, manteniendo tu motivación y haciendo que seas más positivo: fomentarás la sensación de que eres capaz de encontrar un nuevo trabajo.
  • Saber que puedes lograr los objetivos que has fijado te puede ayudar a revivir tu motivación y cambiar tu mentalidad.

Toma descansos ocasionales

  • Conseguir el mayor número de entrevistas en el menor período de tiempo posible puede parecer la mejor opción para lograr un trabajo, pero seguramente acabarás desmotivado y agotado.
  • De hecho, lo más común es que quieras tomarte un descanso de la búsqueda de empleo por completo. La duración de tu recuperación variará dependiendo de tus circunstancias individuales pero, en general, cuanto más apático te sientas, más tiempo necesitarás.
  •  Al tomar descansos ocasionales tendrás tiempo para llevar a cabo una auditoría interna de tu bienestar físico y emocional.

Busca apoyo emocional

  • La búsqueda de empleo puede provocar emociones desafiantes, miedos y creencias limitantes. ¡No las reprimas! Tómalas como una señal para hacer un cambio en tu comportamiento o perspectiva.
  • Hablar sobre tus emociones con otra persona puede ser una forma efectiva de procesarlas y descubrir las creencias limitantes que te frenan y aprender cómo hacer que cambien.

Conoce los desencadenantes

  • Piensa qué situaciones te hacen sentir más deprimido o te generan estrés. Si puedes identificar situaciones o personas que desencadenan tu frustración, puedes anticipar tu reacción y crear amortiguadores emocionales para enfrentarte mejor.
  • Por ejemplo, puedes preguntarle al entrevistador cuándo podrá darte una respuesta, para disminuir tu incertidumbre.